Vivir Como Soñamos

Almohada para bebés: usos, medidas y cómo hacerlas

Los estudios médicos han demostrado que el uso de almohadas para bebés debe ser limitado, dependiendo de la edad. En los primeros meses de vida se desaconseja el uso de almohada, pero, ¿cuándo se recomienda empezar a usar almohada en un bebé? Respondemos esta y otras dudas en este post, sigue leyendo.

¿Almohada para bebés recién nacidos?

Independientemente de la edad, todos necesitamos disponer de un buen descanso para renovar energías y, sobre todo, para mantener una vida saludable. Los bebés también necesitan tener garantizadas sus horas de sueño placenteras, al igual que las embarazadas, que también tienen sus almohadas para el embarazo.

Muchas personas creen que los recién nacidos y los bebés de pocos meses deben usar almohada para dormir. Nada más lejos de la verdad: los médicos y especialistas en neonatología desaconsejan esta práctica debido a que, en relación al cuerpo, la cabeza del bebé es mucho más grande y no posee control de ella. Es más importante tener una postura correcta para dormir, que una almohada, en el caso de los bebés.

Debemos tener en cuenta que hasta los dos años de edad, los niños deben mantener su cabeza apoyada sobre una superficie firme y que se encuentre al mismo nivel que el resto del cuerpo. De lo contrario, se genera un esfuerzo contraproducente en la curvatura natural del cuello: una postura incorrecta durante el descanso que no es beneficiosa para un correcto ciclo del sueño.

Además de esta causa referida al esfuerzo inapropiado de la musculatura de cuello y cabeza, se desaconseja el uso de almohada para bebés debido al posible riesgo de muerte súbita ya que, si el bebé se mueve podría asfixiarse con la almohada. 

Por esta razón, no sólo debemos evitarla hasta los dos años, sino que también se debe prestar atención cuando cubrimos con mantas o sábanas al bebé. Siempre es mejor ubicarlas hasta la cintura para evitar falta de oxígeno en caso de que lleguen hasta el rostro del bebé.

 

La guía definitiva para decorar la pieza de tus hijos. Descargar Ebook "Dormitorios Infantiles"

 

Recomendaciones sobre el sueño de los bebés

Las recomendaciones médicas giran en torno a 3 factores fundamentales cuando dejamos durmiendo en su cuna de bebé a nuestra hija o hijo:

  1. Respecto a la mejor posición para dormir, debe estar acostado sobre su espalda o de lado, no dormir boca abajo y siempre sobre una superficie firme, con sábanas ajustables.
  2. Es aconsejable evitar los clásicos protectores de barrotes de cuna, juguetes suaves como peluches, cobertores y sábanas cerca del rostro del pequeño.
  3. El espacio de descanso debe estar totalmente libre para permitir el movimiento del bebé y evitar ahogamiento con algún textil. 
  4. Como mencionamos, lo recomendable es no usar almohada para bebés hasta los dos años de vida.
  5. Los dormitorios de bebés también influyen en su descanso: debe ser un lugar cálido y tranquilo.

Almohada antireflujo para bebés

A pesar de que las almohadas para bebés no están recomendadas en sus primeros meses de vida, ya que es mejor dormir sin almohada en estos casos, hay un tipo de almohadas que sí lo están: las almohadas antireflujos para bebés. 

Este tipo de almohadas son unos cojines desarrollados con la última tecnología, como ocurre con las almohadas con memoria, con el objetivo de evitar el malestar causado por los reflujos intestinales. El reflujo intestinal se da cuando los líquidos estomacales van desde el estómago hasta el esófago, causando la regurgitación. Esto es normal que suceda en bebés, pero cuando el reflujo es continuo, el bebé tiende a vomitar con más frecuencia y esto puede irritar el esófago. 

almohada-para-bebes-antireflujo

 

El objetivo de estas almohadas antireflujo para bebés es disminuir la regurgitación del bebé mientras duerme. Las almohadas tienen una elevación de la cabeza del bebé para ofrecer una buena postura ergonómica, en un ángulo de 40º, que es el ideal para evitar estos episodios.

Además de esto, las almohadas antireflujo también tienen el objetivo de evitar las molestias causadas por una congestión nasal o por una mala digestión. Esta almohada permite a los bebés dormir boca arriba, una de las mejores posiciones para dormir.

¿Cuáles son las medidas de almohada para bebés?

Como ya hemos indicado, no se recomienda el uso de almohada, como mínimo, hasta los 12 meses. A partir de esta edad, el riesgo de asfixia se reduce considerablemente. Aún y todo, hasta los 2 o 3 años no se recomienda usar almohada, hasta que deje la cuna y pase ya a una cama.

En cualquier caso, para saber cuál es la mejor almohada, el tamaño de la almohada para bebés no debe ser muy grande ni con mucho espesor. El ancho puede ser el que tenga la cuna, 50-60 cm. Pero se recomienda que sea de unos 40 cm, ya que es suficiente para el bebé, siendo 30x40 una buena medida. El grosor de la almohada, entre 5 y 7 centímetros. 

¿Cómo hacer una almohada para bebés personalizada?

Sabemos que hasta los 2 años se recomienda evitar el uso de almohadas en los más pequeños. Pero, ¿cuál es la que deberían utilizar una vez cumplida esa edad? 

De acuerdo a los equipos médicos, lo ideal a partir de los 2 años es el uso de una almohada pequeña, firme y delgada a la vez. Una vez pasados los dos años, la anatomía del cuerpo se va modificando y los hombros se vuelven más anchos que la cabeza, haciendo que esta caiga cuando se duerme de lado.

Por ello, será necesario contar con una almohada cuyas características permitan una respiración adecuada, compuesta por materiales como el algodón, que facilitan la oxigenación, y que sea ergonómica, para una mayor y mejor adaptabilidad del cuello y la cabeza.

 

almohada-para-bebes-personalizada

 

Recuerda que lo ideal es que tenga una funda lavable de textura suave que permita un lavado fácil y práctico, que además colabore con la oxigenación y respiración. 

Un dato a tener en cuenta es que se debe elegir la almohada según las medidas del bebé. Es posible tener almohadas para bebés personalizadas, según sus necesidades anatómicas y médicas. 

Cabe mencionar que las almohadas cervicales no son una buena opción en ningún caso.

¿Cómo hacer una funda de almohada para bebés?

Hacer una funda para almohada es muy sencillo, ya que sólo necesitas una tela a medida de la almohada. Aunque no se recomienda su uso, si quieres hacer una funda de almohada para decorar la cama, la tela debe ser de algodón, ya que es frecuente la alergia a otros materiales en niños.

  1. Lava la tela. El algodón encoge unos centímetros en el primer lavado, por lo que lo ideal es lavar la tela antes de empezar a hacer la funda. Si no, es posible que el relleno de almohada no entre en la funda.
  2. Corta la tela. Aquí deberás ajustar el corte al tamaño de la almohada. Por ejemplo, si la almohada es de 30x40 cm, debes cortar un rectángulo de 30 cm de alto por 80 cm de ancho, el doble que el ancho de la almohada. Si puedes, deja un poco más para las costuras.
  3. Dobla por la mitad la tela y cose los laterales dejando un pequeño espacio con respecto al borde de la tela, encarando el lado derecho de la tela.
  4. Dale la vuelta a la funda para dejarlo en el lado derecho y hacer un ruedo en el lateral abierto de la funda.

En Rosen contamos con una amplia gama de almohadas que se adaptan a cada edad y cada necesidad. Ingresa a nuestra tienda y descubre la adecuada para tu niña o niño cuando ya tenga la edad suficiente para usarla.

 

New call-to-action

 

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!