Vivir Como Soñamos

Consejos esenciales para el cuidado de plantas

En los últimos años las plantas domésticas han ganado una creciente popularidad. Hay quien ha descubierto en ellas una forma de reconectar con la naturaleza en medio de la ciudad, así como personas que se han aficionado al cuidado de plantas por el valor estético que proporcionan a sus espacios. En estos, y en cualquier otro escenario, es importante tener en cuenta que las plantas son seres vivos y que, por lo tanto, requieren una serie de cuidados esenciales para mantenerse con vida. Si estás pensando en subirte al tren de las plantas pero te preocupa no ser capaz de mantenerlas, no te preocupes: en este artículo encontrarás la información necesaria sobre cómo cuidar una planta.

Consejos para el cuidado de plantas

El cuidado de las plantas domésticas se puede desglosar en una serie de elementos clave, sobre los cuales se pueden dar consejos más precisos:Trucos y consejos imprescindibles para disfrutar de un hogar bien organizado Descargar Ebook "Guía práctica para la Casa"

Elige qué planta cuidar

Antes de empezar es importante recordar que estos consejos pueden tener variaciones según la planta que estés cuidando. Hay una gran diversidad de especies, cada una con unas necesidades específicas. Por esto, si tienes la oportunidad, infórmate sobre cuáles son las plantas más adecuadas para las condiciones de tu hogar. Por ejemplo, si tienes poca luz natural te interesará una que no necesite sol, o si sueles despistarte quizás necesites optar por una planta que necesite poca agua.

Dale importancia a la ubicación

El lugar donde se encontrará tu planta es extremadamente importante para su cuidado. Es importante elegir un lugar con unas condiciones estables a lo largo del día: de este modo será más fácil asegurar que se está cuidando adecuadamente y se evitan los imprevistos causados por los cambios de condiciones ambientales. 

cuidado de plantas interior

Riega adecuadamente

En la naturaleza existen ecosistemas más húmedos y otros más secos, a los que las diferentes especies de plantas se encuentran adaptadas. Eso implica que algunas plantas requieren ser regadas con mayor frecuencia que otras. Por norma general, sabrás que tu planta necesita agua si, al insertar un palito en la tierra, éste sale húmedo. En cuanto al momento de regar, lo mejor es hacerlo a primeras horas de la mañana o cuando se ponga el sol.

Evita mojar demasiado las hojas para prevenir la aparición de hongos.

Asegúrate de que la tierra tenga los  nutrientes esenciales

La elección de la tierra es importante, pero lo principal es que sea nutritiva. Esto se logra mediante la aplicación de abono. Existen varios tipos, entre los que destacan los siguientes:

  • Abono líquido: puede aplicarse de primavera a otoño, una vez cada dos semanas, en el momento de regar.
  • Granulado de liberación lenta: es particularmente cómodo ya que proporcionará nutrientes a la planta durante dos o tres meses.

Además de esto, se aconseja que cada semana se remueva un poco la capa más superficial del sustrato, sin llegar a las raíces, para facilitar la oxigenación de la tierra.

Luz natural, lo más importante

Las plantas necesitan luz  para hacer la fotosíntesis, aunque cada especie tenga sus necesidades particulares. Algunas requieren mucha iluminación, por lo que en el momento de ubicar las plantas en el hogar es recomendable dejarlas en los lugares más luminosos de casa.

Poda las plantas de vez en cuando

Cuando veas que alguna de las hojas de tu planta tiene un aspecto marchito, recórtala con unas tijeras de poda. Las partes en ese estado requieren más nutrientes de lo normal para regenerarse y afectan al crecimiento de la planta.

Elige adecuadamente el macetero y pon atención a los trasplantes

En el momento de elegir el macetero es importante tener en cuenta el tamaño de la planta y las expectativas que se tendrán acerca de su crecimiento. Primero que todo, en el momento de adquirirla, habrá que transplantarla a un recipiente más grande que aquel en el que se encontraba en la tienda

La diferencia de tamaño la determinará el ritmo de crecimiento de esa especie. Si se sabe que crece rápido se le podrá dar un poco más de espacio desde el principio,  aunque eventualmente habrá que transplantarla a otro macetero o al patio si se tiene y es necesario.

Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles y que, conociendo los principales cuidados de las plantas, puedas disfrutar de un pequeño trozo de naturaleza en el balcón, el dormitorio, la cocina, el living, ¡o incluso el baño! Y si ves que lo tuyo no son las plantas, siempre puedes elegirlas artificiales.

Por otra parte, te recomendamos que siempre analices y contemples las necesidades específicas de cada especie y las agrupes en función de esto. De esta manera, por ejemplo en términos de riego, puedes ahorrarte tiempos de cuidado.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!