Vivir Como Soñamos

El estrés de fin de año

Estrés fin de año

El estrés de fin de año es una situación muy frecuente. En diciembre, se percibe el estrés acumulado durante el año, al que se le suman el de los múltiples compromisos y eventos típicos de estas fechas. El estrés es un estado de incomodidad psíquica, que afecta múltiples aristas de nuestra vida diaria, y una de ellas es la calidad del sueño.

El estrés afecta a la calidad del descanso y, eventualmente, a la cantidad de horas de sueño. Podemos evidenciar problemas como:

  • Prolongación del tiempo de conciliación de sueño (tiempo que ocurre desde que se apagan las luces hasta que la persona se queda dormida); 
  • Insomnio. Da cuenta de múltiples despertares que impactan directamente en la calidad del sueño. 
  • Sueño poco reparador. Cuando estamos sometidos a estrés, nuestro sueño se vuelve poco reparador y manifestamos un cansancio diurno excesivo.

Además, mencionar que el estrés, sobre todo cuando es sostenido en el tiempo, puede generar problemas de ánimo y ansiedad, que además de impactar directamente en la calidad de vida, puede empeorar el sueño, ya sea generando, cronificando o haciendo más evidentes los problemas de sueño descritos previamente.

La importancia de un buen descanso para despertar con ánimo y energía. Descargar Ebook Gratis

Aunque el estrés puede afectar en cualquier época, el mes de diciembre suele ser más estresante. Diciembre es momento de evaluación, como por ejemplo en el trabajo o en los estudios. Pero también es un mes de autoevaluación: a nivel personal también realizamos nuestro propio balance y revisamos si hemos cumplido las metas propuestas a comienzo de año. Cuando no se logran o no alcanzan las expectativas, se puede sentir una sensación de fracaso, lo que aumenta la ansiedad. Si a toda esta situación, añadimos el hecho de tener que organizar fiestas navideñas, regalos, menús especiales… la combinación no es la mejor para estar relajado.

Estrés fin de año

Aprender a manejar el estrés de fin de año puede llegar a ser algo fundamental. 

  • Es importante regular las expectativas sobre nosotros mismos. Para ello, una manera es ponerse metas realistas, y a su vez, en el corto plazo.
  • Al mismo tiempo, es importante valorar cuándo un logro es alcanzado o cuando se cumple uno de los propósitos de año nuevo. Es un error común trazar unas metas demasiado exigentes, ya que lo único que quedará al finalizar el año será un sentimiento de incapacidad o inhabilidad.

Consejos para manejar el estrés de fin de año

  • Favorecer el descanso nocturno y cuidar la alimentación.
  • Respetar los horarios de trabajo, sin sobre exigir al organismo.
  • Tener momentos de descanso durante el día.
  • Aprovechar el fin de semana para desconectar de la rutina.
  • Realizar actividades que estimulen la creatividad, la intuición o la fantasía. Estas actividades intervienen en los pensamientos de ansiedad.
  • Realizar actividades físicas. Estas ayudan en la secreción de endorfinas y en la producción de adrenalina. Esto ayuda a: 
    Estabilizar el ánimo.
    Activar el sistema inmune.
    Alivia la tensión muscular.
    Favorece la oxigenación y el sueño profundo.
    Regular las expectativas, para evitar una sobrecarga personal.
    Aprender a delegar, priorizar, dejarse ayudar, pedir, confiar y agradecer.
    Evitar las comparaciones y las competiciones con otras personas.
    Centrarse en el ahora e ir valorando lo que se va haciendo, y no centrarse en lo que queda por hacer.
    Transformar las expectativas que no se han cumplido en futuras intenciones.

Para evitar el estrés en fin de año lo ideal es ser capaces de detectar el estrés, tomar consciencia y buscar medidas que lo reduzcan. Como has visto, pueden ir desde la actividad física hasta el simple hecho de respetar tiempos de descanso y ocio, como también realizar actividades relajantes que permitan retornar a estados psíquicos más saludables.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!