Vivir Como Soñamos

Descubre cuáles son las partes de un sillón para elegir el que más te conviene

Partes de un sillón

Si estás pensando en comprar un sillón, saber cuáles son sus partes y con qué materiales ha sido fabricado te será muy útil para elegir la pieza que más te convenga.

Analizamos a continuación la anatomía de los sillones, para descubrir su grado de comodidad, posible funcionalidad y estilo.

Partes de un sillón. Estructura interna

Partes de un sillón estructura

El armazón o esqueleto es una de las partes de un sillón más relevantes para escoger la pieza más adecuada a tus características y necesidades específicas.

La parte interna de un sillón puede estar fabricada con distintos materiales que determinarán su comodidad.

Cómo decorar tu casa con el estilo que más te identifica. Descargar Guía "Estilos de decoración".

Por lo general, el armazón está elaborado en madera de pino y otro tipo de madera maciza, aunque también puede contener una mezcla de tablero de partículas. La resistencia y durabilidad del sillón vendrá determinada por la calidad de estos materiales.

Además, puede ser que las partes de un sillón contengan otros materiales como acero, hierro, armazones metálicos o de aluminio, elementos que proporcionarán mayor resistencia y un peso superior a la pieza.

Partes de un sillón componente

El diseño de un sillón influirá en los componentes de la estructura y viceversa.

Antes de elegir la pieza que más te guste, ten en cuenta que a veces, si el sillón es demasiado ligero o endeble, su durabilidad será menor, por lo que asegúrate de que la estructura está fabricada con materiales de primera calidad, en madera maciza preferiblemente.

Brazos del sillón

Partes de un sillón brazos

Aunque a veces no le prestamos suficiente atención, los brazos son una de las partes de un sillón que juegan uno de los papeles más importante en cuanto a la confortabilidad, diseño y funcionalidad de la pieza.

Fíjate en la altura y anchura de los brazos y piensa en qué utilidad le vas a dar al sillón.

Unos brazos bajos te permitirán apoyarte de forma más ergonómica, mientras que los brazos altos son perfectos para crear más sensación de recogimiento.

Partes de un sillón ergonomía

Si estás buscando un sillón auxiliar, que no ocupe demasiado espacio, es recomendable que el ancho de los brazos no sea excesivo, mientras que si quieres una pieza más voluminosa, que acompañe al sofá en el living, puedes apostar por un sillón más grande con los brazos más anchos. En cualquier caso dependerá de tus necesidades y del espacio disponible en la habitación en que quieras poner el sillón.

Patas del sillón

Partes de un sillón patas

Las patas del sillón determinarán la funcionalidad y estilo de éste.

Encontrarás sillones fabricados con patas de metal, de madera o incluso de PVC. Las de metal son las más utilizadas para sillones de corte contemporáneo, mientras que las de madera torneadas y en tonos medios son perfectas para piezas clásicas. Las patas de madera en tonos claros son características de los sillones de estilo escandinavo y las oscuras resultan perfectas para estilos actuales.

Respaldos

Partes de un sillón respaldos

Entre las partes de un sillón con más posibilidades y variaciones encontramos los respaldos:

  • Respaldos abatibles. En este caso, todo el respaldo del sillón es abatible y está diseñado con mecanismos integrados en el cuerpo del respaldo.
  • Respaldos partidos con cabezas reclinables. Encontrarás algunos modelos en los que el respaldo se divide en dos partes, el cabezal superior que puede abatirse en distintas posiciones de forma mecánica y la parte inferior, que cuenta con cojines diseñados para ofrecer el correcto apoyo a las lumbares y así disfrutar de una comodidad superior.
  • Respaldos enteros. En este caso, el respaldo es fijo y pueden ser de una sola pieza o contar con cojines de espuma o plumas.

Asientos

Partes de un sillón asientos

Por último, descubrimos los distintos tipos de asientos, una de las partes de un sillón más importantes. La confortabilidad del asiento dependerá, en gran medida, de la composición de los cojines, que puede ser de plumón, espuma de poliuretano, fibra siliconada, viscoelástica o muelles ensacados, además del propio sistema de asiento, fijo o deslizante:

  • Asientos fijos: estos tipos de asiento se caracterizan por tener cojines fijos o exentos fabricados en distintos tipos de tapicerías. En este caso no cuentan con un sistema de desplazamiento, por lo que los muelles, las cintas elásticas y el sistema de suspensión se encuentran anclados directamente en la estructura del mueble. En función del relleno del cojín y de su grosor, la confortabilidad será de mayor o menor grado.
  • Asientos deslizantes. Se trata de una de las opciones más populares que, durante los últimos años, ha sufrido una gran revolución, ya que su diseño ha mejorado notablemente, convirtiéndose en una gran alternativa en confortabilidad y funcionalidad. En el propio asiento integrado en la estructura del sillón se encuentra el bastidor metálico que posibilita su desplazamiento. Los muelles, las cinchas elásticas y el mecanismo de suspensión están instalados en el mismo bastidor. Existen modelos con sistema de desplazamiento manual o automático, con reposapiés abatible incorporado o sillones relax, que masajean el cuerpo mientras descansas cómodamente.

En el asiento encontramos también el sistema de suspensión del sillón, que puede ser de muelles en zig zag o de cinchas. Los muelles en zig zag aportarán mayor firmeza al asiento de tu sillón, aunque es posible que terminen haciendo un poco de ruido con el paso del tiempo, mientras que las cinchas de los sillones de calidad destacan por su alto poder de recuperación, que no se altera con los años.

New call-to-action

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!